F-AIR Colombia en

Feria Aeronáutica internacional - Colombia

Digital

Contenidos del sector

   Visitantes  /  Contenidos del sector / Innovación, la mejor vía para responder a los desafíos sociales

Innovación, la mejor vía para responder a los desafíos sociales

La doctora en Ciencias de los Materiales Liz Karen Herrera, directora de Universidad Laboratorio (UNALab) de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), considera varios puntos que se pueden resaltar desde la Universidad.

El primero es concebir la innovación como un proceso de cocreación, en el cual la Universidad funciona como la articuladora del conocimiento que permea la sociedad y fomenta escenarios en los que se incluyen actores gubernamentales y no gubernamentales para hacer proyectos asertivos y activos que se mezclen con la investigación.

Por ejemplo, en la UNAL se realizan ejercicios desde distintas disciplinas, se trabaja y se focaliza en la innovación social –o innovación pública–, el conflicto armado, laboratorios de paz, de economía social y solidaria y laboratorios de creatividad.

“Es todo un ejercicio para que la sociedad cambie un poco y tenga los referentes necesarios; por ejemplo nos parece importante que el Departamento Nacional de Planeación (DNP) sea referente en innovación. En la UNAL tenemos la Dirección Nacional de Extensión Innovación y Propiedad Intelectual, porque la ventaja competitiva no solo es innovar, sino saber para qué innovar”, recalca la directora Herrera.

La idea es que esos procesos de innovación incluyan preguntas sobre vigilancia tecnológica, propiedad intelectual, empresas de base tecnológica tipo spin-off, todo a partir de las necesidades del país y con capacidad de focalizarlo en distintas regiones, su forma de innovar, sus comunidades; por eso es clave que los actores tomen el liderazgo en la formación, además de lineamientos públicos amplios que incluyan diversidad de conocimientos y la interculturalidad del país.

Otro punto que trató la directora en el Foro Nacional Barreras a la Innovación Pública Departamento Nacional de Planeación (DNP), es que desde la UNAL y UNALab se ha generado una articulación para potenciar las capacidades y fortalezas en las sedes del país desde los grupos de investigación, docentes y direcciones nacionales, ligado a la transformación digital de la Universidad.

Cambio de mentalidad

“Las funciones misionales de la UNAL –docencia, investigación y extensión– deben tener la innovación de forma trasversal. Es muy importante permear esa innovación y preguntarse desde cuándo debe suceder, si se quiere un país innovador y líder entonces debe venir desde la educación primaria y secundaria y sembrar la semilla de la innovación para que podamos luego tener los procesos más interiorizados en las personas”, recalca la profesora Herrera.

Otro obstáculo por superar es que, en ocasiones, cuando se hacen ejercicios de innovación en la Universidad con estudiantes o docentes, algunos se muestran reacios por la falta del cambio en la mentalidad, y para hacer ese cambio se debe generar la idea de que la innovación es un proceso normal, que se debe medir, experimentar.

Justamente desde UNALab se genera esa experimentación, resolver los propios problemas desde allí con la articulación inteligente con lo táctico, lo técnico lo estratégico, y eso es fundamental en los procesos internos de las instituciones.

En el evento también participó Alejandra Fierro, coordinadora del Grupo de Innovación y Transformación del Instituto de Estudios del Ministerio Público, quien sobre el tema de las barreras señaló que “hay que romper los mitos, que los funcionarios se empiecen a sentir más familiarizados con la innovación, tiene que ver con empezar a entender que estos procesos están alineados en la vigilancia y control, porque la innovación procura un mejor uso de los recursos públicos”.

En ese sentido, consideró que “también hay que romper el mito de que en el sector público no se puede fracasar, pues en realidad se fracasa mucho, y fracasar en pequeño y controlado permite un mejor uso de los recursos”.

La recomendación clave es generar un cambio en el lenguaje –o de chip– frente a la función de la innovación, que esta sea una aliada que puede reducir la corrupción –al entender las necesidades de la ciudadanía– y generar mejores procesos en la academia, la investigación, docencia y extensión cuando las decisiones están alineadas con las nuevas realidades y demandas ciudadanas, para construir, de forma articulada con las regiones, nuevos escenarios de una sociedad más integrada.

  • Contenido elaborado por la Agencia de Noticias de la Universidad Nacional de Colombia. Consulta la noticia en este enlace.
  •  Foto de portada: Unimedios.
     

Contenido cortesía de:

Te puede interesar

Galería

Ediciones anteriores

Fotos

Videos